Una botella de vidrio tarda 4000 años en degradarse mientras que, si la reciclamos, un frasco retornable puede desarrollar su ciclo de vida hasta 60 veces.

Usar vidrio para la producción de envases es una idea magnífica ya que este material posee una durabilidad extraordinaria, pero ¿para qué se necesita algo durable y sin utilidad a la vez? Del mismo modo que utilizamos dispensadores de agua, ¿por qué no beneficiarse de los dispensadores de fragancias? Es una forma de ahorrar en materia prima y dinero, y contribuir a la conservación del medioambiente.

Comprometidos con el medio ambiente, desde Equivalenza te proponemos un nuevo modelo de consumo responsable basado en el concepto de refill. Gracias a nuestras fuentes recargables de fragancias contribuimos a la reutilización de millones de frascos, reduciendo así la emisión de toneladas de residuos al año.

Para conocer de primera mano el sistema de refill de Equivalenza, visita cualquiera de nuestras tiendas.

NO COMMENTS

Leave a Reply